Control eficiente

PID: control de clima avanzado

Una regulación climática es capaz de gestionar de forma óptima el confort interior, tanto para la calefacción en invierno como para en el verano, con el intercambio de aire y control de la humedad relativa.

Cada vez que un dispositivo debe mantener constante un cierto valor, por ejemplo, una velocidad, una temperatura, un nivel, una ruta etc., se necesita un regulador. Necesitamos algo para corregir los errores inevitables con respecto al valor de consigna.

Si pensamos en el piloto automático de un barco que tiene que trabajar para mantener el rumbo, es fácil entender cómo el viento, las corrientes y las olas son fuentes de error que el controlador debe corregir. Si establecemos una temperatura dentro de un entorno, el regulador debe ser capaz de corregir los errores debidos a las variaciones de las condiciones ambientales tanto interiores como exteriores, como la variación de la dispersión térmica hacia el exterior, la variación de la contribución debida a la radiación durante las diferentes horas del día, las dispersiones o las contribuciones internas debido a la presencia de personas y equipos eléctricos.

Dado que cada entorno es único y diferente para las características y necesidades energéticas, la unidad de control debe ser capaz de reconocer el local con la mayor demanda de energía, ajustando automáticamente los parámetros del sistema para satisfacerla. Además de las condiciones climáticas cambiantes debe redefinir en tiempo real el local que resulta desfavorecido.

Esta regulación es capaz de gestionar el confort interior, tanto para la calefacción en invierno, como en verano, con el intercambio de aire y el control de la humedad relativa.

Esta gestión optimizada del confort es posible gracias a un sistema de control proporcional integral derivativo, conocido como PID, que es el sistema más eficaz para el control de la temperatura ambiente.

Il PID agisce sulla regolazione in base a 3 azioni: El PID actúa sobre la regulación en base a 3 acciones:

  • Acción propoprcional: control del valor de la temperatura ambiente al instante
  • Acción integral: control basado en valores anteriores de la temperatura ambiente
  • Acción derivada: control en la previsión de la variación de la temperatura ambiente

Además, el sistema de regulación de temperatura es capaz de calcular la temperatura del agua más adecuada basada en las condiciones exteriores y la temperatura del edificio. Para completar la capacidad de controlar la temperatura de confort en un momento determinado, la unidad de control establece el encendido del sistema teniendo en cuenta la inercia de cada recinto. Al hacerlo, se alcanza la temperatura de ajuste exactamente en el momento deseado, reduciendo el desaprovechamiento de energía y la consiguiente desconformidad del usuario.

La regulación “inteligente” Smartcomfort, optimiza la eficiencia energética, basando su funcionamiento en el algoritmo PID.




El consumo mensual de energía

Spesa mensile